Tipos de perlas y sus características.

Publicado el : 04/08/2020 09:04:08
Categorías : Dvrán Joyeros

En RAMÓN DURÁN JOYEROS en Madrid disponemos de una amplia gama de productos en los que la perla es la protagonista, ya sean pendientes, collares, pulseras o sortijas.

 

Las perlas se obtienen de las ostras tanto en el mar como en lagos de agua dulce y están formadas por unas capas de nácar. En RAMÓN DURÁN JOYEROS en Madrid te contamos que las perlas más preciadas son las que se producen aguas marinas.

Estas perlas se forman cuando un objeto extraño se introduce dentro de la concha. En su interior, el molusco envuelve ese objeto en nácar, que es una sustancia formada por cristales de aragonito y por una proteína que se conoce como conquiolina. El nácar tiene un color característico, pero puede variar dependiendo del tipo de molusco, de las condiciones climatológicas y del agua.

En RAMÓN DURÁN JOYEROS en Madrid sabemos que en la actualidad, la mayor parte de las perlas que se pueden encontrar, son cultivadas. Esto significa que a diferencia de las naturales, que se forman de manera natural y fortuita, en las cultivadas está presente la mano del hombre para su creación.

Esto es debido a que en la actualidad, las perlas de forma natural son un bien escaso y de ahí, que tengan un precio muy elevado.

Para el proceso de producción de perlas cultivadas, lo que se hace es que se introduce un elemento mediante una intervención en el interior de la ostra, para que posteriormente, sea la naturaleza la que haga el resto. Dependiendo del tipo de perla, el proceso puede durar entre 6 meses y varios años.

  

El precio que alcanzan en el mercado este tipo de perlas, variará dependiendo de su tamaño, el brillo, la forma, su color y la pureza de su superficie.

Los tipos de perlas cultivadas que puedes encontrar en las joyas que tenemos en RAMÓN DURÁN JOYEROS en Madrid, son principalmente australianas y tahitianas. 

-Las que proceden de Australia son las más deseadas, puesto que son las de mayor tamaño, debido a la variedad y gran tamaño del molusco que allí habita. 

Cuando se pescan, a las ostras se les implanta un núcleo de nácar de unos 6 mm, que proceden de una ostra del Mississipi. Al pasar unos dos años como mínimo, esa perla puede haber alcanzado los 13 mm. Una vez que se recoge la perla resultante, la misma ostra puede volver a crear otra más, incluso esta segunda perla puede alcanzar hasta las 18 mm.

-Las perlas de Tahití, es todo lo contrario. La especie que allí predomina es más pequeña, por lo que el tamaño de la perla que se obtiene también es menor. A diferencia con la australiana, el color es distinto, mientras que la de Australia tiene el color característico del nácar, la perla tahitiana es de color gris tirando a casi negra, algo que la convierte en piezas únicas y diferentes. Además, el tiempo que se tarda en hacer la cosecha, es también menor.

 

Sea cual sea el tipo de perla que más te guste, en RAMÓN DURÁN JOYEROS en Madrid podrás escogerlas en cualquiera de sus variedades y usadas para el adorno de las joyas que tenemos en venta. Visítanos y hazte con la tuya.

Compartir

Se debe guardar

Haga clic aquí para registrarle

Añadir un comentario